Pekin y Shanghai con Bali

La vastísima extensión de sus territorios, que comparten frontera con un total de 14 estados (Afganistán, Bután, Birmania, India, Kazajistán, Kirguistán, Laos, Mongolia, Nepal, Corea del Norte, Pakistán, Rusia, Tayikistán y Vietnam), da paso a una enorme diversidad climática y paisajística. Así, no es de extrañar que en Zhongguó (el nombre en mandarín de China, cuyo traducción sería ?País del Centro?) confluyan lugares tan dispares como la meseta tibetana y la cordillera del Himalaya, en el sudoeste; el valle de Tarim ?que alberga los desiertos de Takla Makan y Dzungaria y los montes de Altái?, en el noroeste; los bosques tropicales de la provincia de Yunnan y la isla de Hainan, en el sur, o los valles del Huan He y del Yanzi, cuyas aguas irrigan buena parte del gigante asiático. Ante tal disparidad, y en un intento de simplificación, se puede afirmar que el país destaca por presentar temperaturas elevadas en el sudeste y el noroeste, moderadas en el noreste y bajas en el suroeste. Paradójicamente, sólo una décima parte del país es apta para la agricultura, aunque este sector siga representando el principal motor económico de un territorio cuyo PIB crece en torno al 10% anual y que está a punto de convertirse en la segunda potencia mundial. 

Mención aparte merece su intensa historia y su generoso legado arquitectónico y cultural, derivado no sólo de su diversidad religiosa (dominada por el budismo mahayama, el taoísmo y el confucianismo), sino también diversos milenios de andadura. Su acervo arranca en tiempos de la primera dinastía documentada, la Shang (1600-1046 a.C.), período al que corresponden los textos chinos más antiguos de los que se tiene noticia (ca. 1250). Tras la unificación del país en el año 221 a.C. a manos del primer emperador, Shi Huang Ti (iniciador de la dinastía Qin, término del que procede la palabra ?China?), se abrió un período de expansión geográfica a manos de la dinastía Han (206 a.C.-221 d.C.), que precedió a un período de desunión de 350 años. La llegada de los Sui al poder permitiría aunar nuevamente los diferentes reinos e iniciar un nuevo período de pujanza durante la dinastía Tang (618-907), a la que siguieron los gobiernos Song (960 a 1279), Yuan (1279-1368), Ming (1368-1643) y Qing (1643-1911). Tras la deposición del último emperador, Pu Yi, y la instauración de la República en 1911, la historia reciente de China ha sido convulsa, especialmente durante la primera mitad del siglo XX, en la que tuvieron lugar la segunda guerra sino-japonesa (1937-1945) y la guerra civil (1946-1949), que culminó con la llegada del Partido Comunista, formación que ya suma más de seis décadas en el poder. La muerte de su líder en 1976, Mao Zedong, y la irrupción del aperturista Deng Xiapoing marcaría el inicio de un extraordinario período de crecimiento que ha convertido a China en una de las protagonistas indiscutibles de la economía y la geopolítica del siglo XXI.

 

PROMOCION VERANO COMBINADO CHINA Y BALI

4 NOCHES PEKIN 3 NOCHES SHANGHAI Y 4 NOCHES BALI

Desde 1700 euros por persona

 

SOLICITA PRESPUESTO A MEDIDA